Saltar al contenido

Simone de Beauvoir, filosofía y feminismo

El feminismo como forma de vida

Simone de Beauvoir

Fuente: gettyimages

Simone de Beauvoir fue una intelectual francesa que a mediados del siglo XX, luchó por redefinir el papel de la mujer y dió consistencia y argumentos al movimiento feminista. Nació en 1908 y su familia pertenecía a las decadentes clases medias-altas parisinas. Su educación bajo una dura doctrina cristiana en colegios privados, marcó claramente gran parte de su pensamiento filosófico.

Además, se posicionó en defensa de los movimientos de liberación del tercer mundo, como la guerra de Argelia, la china de Mao Zedong o la revolución Cubana. La aportación de la francesa al existencialismo, a la izquierda y al activismo político es fundamental para entender el momento histórico en el que vivió.

A pesar de tener una relación abierta, hubo algunas críticas de movimientos de la mujer sobre su supuesta "falsa" independencia de Jean-Paul Sartre. Esto, no impidió que la pareja inspirara a una generación de fans que decidieron copiar su modelo de convivencia. Se conocieron en 1929, estudiando filosofía en "La Sorbonne" de París. A partir de entonces, construyeron una relación en la que primaba sobre todas las cosas la libertad de cada uno, incluso en el terreno sexual. Concebían el matrimonio como algo anticuado, buscando mezclar la libertad individual con determinados espacios para estar juntos. La relación se mantuvo hasta la muerte de Sartre en 1980.

 

Simone de Beauvoir y Sartre

Fuente: gettyimages

Simone, protagonizó uno de los mayores debates del siglo XX.

"La hembra es prisionera de su especie."

Sus ideas convergen en frases que hoy son lemas de los movimientos defendiendo los derechos y la igualdad de las mujeres.

Simone de Beauvoir y la escritura

Desde joven, Simone, quiso ser escritora. La escritura le proporcionaba una plataforma y un proyecto esencial para comprender el mundo y contar cómo lo veía ella. De la escritura, nace su construcción como persona desde la infancia hasta la madurez. Convirtiéndose ella misma en el centro de su producción.

"Cuadernos de juventud" (1926-1929), son los primeros pasos hacia la autoafirmación de la francesa y hacia la liberación de sí misma, es decir, del papel que le ha ido asignando la sociedad. Este proceso interior continúa en otros libros y se perfecciona y completa en 1958 con "Memorias de una joven formal".

Por otro lado, en "La mujer rota" (1968), cuestiona y expone la manera de vivir y de existir de algunas mujeres que aceptan el sometimiento de "La mala fe". ¿De dónde surge la denominada "mala fe"? "La mala fe" es un tema central del existencialismo, y hace del concepto un reclamo para las mujeres que quieran sumarse al movimiento de emancipación. También, en "La plenitud de la vida" (1960), se examinan las razones de su personal rechazo al matrimonio y su desinterés hacia la creación de nuevas existencias.

"El segundo sexo"

La aparición de esta obra en 1949, una de las que más marcó la imagen de Simone de Beauvoir, aglomeró la segunda ola del feminismo. Las sufragistas, fueron las pioneras, permitiendo acceder a la mujer al voto y a diferentes libertades civiles en la primera mitad del siglo XX. A pesar de ello, estos movimientos fueron insuficientes porque esta gran represión continuó.

Por todo ello, la pensadora francesa, en esta obra, afirma que la lucha y liberación femenina es una lucha paralela a la lucha de clases, recogiendo y adhiriéndose así a esta idea del pensamiento marxista junto a Sartre. Por tanto, la supremacía del varón no se debe tratar como un tema separado de la lucha social general.

Simone de Beauvoir en su estudio.

Fuente: gettyimages

Beauvoir estudió las condiciones que hicieron posible la consideración de la mujer como "El otro". Cuestionó el papel de las ciencias, de la historia y de la mitología como construcciones culturales que han posibilitado esta "alteridad disfuncional".

La educación diferente a niños y niñas, permite plasmar uno de sus conceptos centrales, la "alteridad" a la que se somete a los varones, fomentando su independencia y la represión de los sentimientos. Esta "alteridad", es un concepto vital en su mirada hacia la problemática de la mujer. "No se nace mujer, se llega a serlo", es decir, no existe una esencia femenina, la cultura nos hace así.

"No se nace mujer, se llega a serlo."

"El genéro es una construcción cultural sobre el sexo."

"Hay que reconocer los límites y subvertirlos."

También, sostiene que no existe algo que caracterice a la mujer como tal, la cultura hace que las mujeres sean lo que son. Tanto la educación como los roles sociales son determinados por la cultura y la sociedad. No hay ningún elemento natural implicado.

Beauvoir sustituye el término "instinto femenino" por "sensibilidad feminista". Animando a las mujeres a reconocer los límites que les impone la sociedad y a rebelarse, introduce otro concepto vinculado al marxismo.

En este caso, "la conciencia de clase", planteando su "conciencia feminista". Esta conciencia, se genera a través de una visión política de la mujer como un grupo social excluido.  Vinculándose directamente a los intereses y la voluntad de emancipación femenina.

Aún así, se criticó a Simone de Beauvoir que en algunos momentos llegó a despreciar a las mujeres por su incapacidad de independencia frente a los hombres.

La opresión a la mujer

En su madurez, tomó actitudes más radicales y participó en manifestaciones y acciones políticas de mujeres feministas. Para abordar el tema de la opresión a la mujer, parte de la dialéctica del amo y del esclavo de Hegel.

Este filósofo, definía al esclavo como "una conciencia que no ha arriesgado la vida" y por ello, queda supeditado al amo. Según Simone de Beauvoir, la mujer, como el esclavo, está en relación asimétrica con el hombre, el equivalente al amo.

"El esclavo se reconoce como humano en la conciencia libre del señor y lo ve como su ideal". Por otro lado, la mujer depende de la voluntad del hombre sobre sus decisiones.

Ella propone la emancipación económica como clave para liberación. "Fecundar y amamantar no son actividades, son funciones naturales sin proyecto alguno." Entiende al lesbianismo como una decisión personal y lo llega a comparar con una situación de venganza hacia el género masculino. Obviamente, con las nuevas teorías sobre de género y diversidad sexual, este argumento quedó más que obsoleto. "El género y la sexualidad son fruto de mecanismos discursivos y de poder".

El existencialismo de Sartre y Beauvoir, expresa que todo sujeto trasciende y se afirma a través de "los proyectos". Lo que importa es el proyecto propio, aquello a lo que se da sentido a través de la acción. Es decir, lo que permite trascender.

Hacerse ser, consiste en realizar acciones que sólo el cumplimiento de los fines que cada uno se propone consigue. Si no concretamos este proyecto, un concepto existencialista, el individuo no trasciende, quedando en la "inmanencia".

Según ella, las mujeres han caído en la inmanencia, aceptando su cosificación. El no realizar estas acciones trascendentes, se concibe como una falla moral.

Simone de Beauvoir escribiendo

Fuente: gettyimages

¿Qué es lo que no permite que las mujeres trasciendan?

El mal absoluto de la opresión, la cultura y la sociedad impide a la mujer acceder y realizar la trascendencia. Para la francesa, la sociedad patriarcal oprime a la mujer y la condena a vivir en la inmanencia.

El patriarcado es el sistema de dominación básico sobre el que se levantan los demás sistemas de dominación como los de raza, religión o clase social. En consecuencia, sostiene que no puede haber verdadera liberación de las mujeres si no se destruye el patriarcado.

El patriarcado es definido, como una "política sexual". Es decir, la relación entre los sexos que fomenta la dominación del grupo de los varones sobre el grupo de las mujeres. El mito y la religión relegan a las mujeres a una categoría inferior y ese proceso histórico de sometimiento, se revertirá con la liberación de la mujer.

"Hacia la liberación"

La liberación se concibe a través de dos principios, un trabajo independiente, logrando así una independencia económica, y la lucha colectiva hacia la emancipación. La educación y las costumbres limitan a la mujer. Por esto, propone cambiar el papel de la mujer y al mismo tiempo el del hombre, para conseguir una sociedad en la que ningún sexo se oprima y ambos sean libres.

"Los hombres son una construcción social al igual que las mujeres."

"El gran hombre nace de la masa y lo arrastran las circunstancias, pero la masa de mujeres queda al margen de la historia y las circunstancias son para ellas un obstáculo y no un trampolín."

Simone de Beauvoir, representa una referente feminista histórica que cambió y modificó la manera de pensar y concebir el mundo para miles de personas. Sin dudarlo, acercó los límites opresivos de la sociedad a muchas mujeres que desde entonces empezaron a despertar contra el sistema de dominación patriarcal.

Más en nuestro Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *