Saltar al contenido

Margaret Harrison, desafiando el régimen visual

Diálogos entre el Sexo, la Clase y la Violencia

Margaret Harrison

Margaret Harrison, desafiando el régimen visual.

Una de las mayores artistas feministas exhibe una colección con entrada libre en la ciudad de Bilbao. En concreto, en el piso inferior del centro Azkuna (Azkuna Zentroa). Este desafío al régimen visual de la artista británica continuará disponible en Bilbao hasta el 14 de Enero, con la posibilidad de disfrutar de una visita guiada si vas en grupo.

Germinando las semillas de otras artistas y pensadoras feministas como Virginia Woolf, expone a través de una exposición de dibujos, collages, fotografía y documentación, la desigualdad existente en el contenido que los medios visuales publican y que ejercen un papel importante para responder preguntas como: ¿Qué significa mirar? ¿Es posible cambiar quién mira qué? ¿Qué papel ocupan las mujeres en el régimen visual existente? ¿Por qué es este su papel y quién lo impone?

Captain america, woman, Margaret Harrison.

El papel del régimen visual

La siempre controvertida artista nacida en Wakefield en 1940, ni siquiera quiere ofrecer un folleto para la exposición para mantener la intriga y la "inocencia" del visitante antes de ver sus obras.

Margaret Harrison, convencida de que el arte debe surgir apoyándose y luchando contra contextos sociales e históricos determinados. Mezclando arte y activismo, denuncia agresivamente el sexismo y la desigualdad existente en la sociedad del consumo y en el emergente "pop art". La trayectoria de la británica recorre cuatro décadas, en las que ha evolucionado y ha encontrando distintas formas de manifestar los contenidos feministas. Con la clara intención de revelar la asimetría existente entre los sexos, investiga sobre quién ordena esas jerarquías sexuales en el régimen visual.


Esta mirada feminista, se ve amplificada hacia la lucha social y de clase. Formando un tridente que converge al final de su carrera tratando temas sobre la relación entre el sexo, la violencia y la lucha de clase.

La explotación laboral y sexual de las mujeres ejercida mediante la opresión sistemática y física hacia el género femenino, lleva a concebir el arte como una práctica de denuncia social y desobediencia civil, indagando en cómo afecta la política a la ciudadanía.

Trabajando con objetos físicos y cotidianos en la sociedad del consumo, juega con las miradas y con distintos materiales. La feminista británica, parte de la posición que exige el cambio y la destrucción de un régimen visual que excluye a las mujeres de la cultura. Reivindicando el papel de figuras femeninas como Marilyn Monroe, combate el destierro del discurso feminista en las instituciones artísticas y educativas.

Lips, Margaret Harrison

Más en nuestro Facebook.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *